Mallorca es una isla eminentemente mediterránea y como tal, ha sentido y siente una especial veneración desde tiempos inmemoriales por el fuego y así lo refleja en sus fiestas populares más importantes; la fiesta de San Juan (fuego y agua) o la de San Antonio (fuego y tierra).

La revetla de Sant Antoni en Mallorca ha sido documentada con el hallazgo de una carta escrita por un caballero en 1365 a un amigo catalán, contándole que había perdido su espada en el pueblo de Sa Pobla (Mallorca) en la revetla de Sant Antoni.

Tres son los elementos principales que se conjugan en las fiestas de Sant Antoni: El fuego, el demonio y los animales, principalmente el cerdo.

La figura del demonio en Mallorca nace de creencias ancestrales campesinas y paganas, nada que ver con la noción religiosa del diablo cristiano. El “dimoni” o demonio, es una figura que pervive en el folklore y literatura mallorquina (recomiendo la lectura de alguna Rondalla mallorquina). El demonio, es un personaje simple y casi infantil, que por lo general cae en sus propias trampas, por supuesto siempre como antagonista al personaje principal de la fiesta (San Antón, La Beata, los campesinos, Es Cossiers, etc…).

Visitar las fiestas tradicionales de Sant Antoni

Recuerda visitar el próximo mes de enero los pueblos de Muro para presenciar las fiesta tradicional de Sant Antoni (el ayuntamiento suministra viandas gratuitas) y Sa Pobla.

El fuego es el elemento purificador del campo, el payes utiliza el fuego para regenera la tierra, quemar las malas hierbas, las plagas, los restos de trigo, los propios pecados, el mal en general… el fuego nos renueva, el fuego marca las estaciones, el ritmo de vida.

Al día siguiente de la revetla de Sant Antoni, se realizan las típicas procesiones y bendecidas de animales, acompañadas por “collas” de xeremies, flabiol y tamborinos (instrumentos típicos del folklore isleño). Con el paso del tiempo las bendecidas de rebaños, asnos y animales de labranza, han sido sustituidos por bendiciones ha animales de compañía.

No puedo por menos finalizar este texto dedicado a la fiesta de Sant Antoni hablando de su gastronomía. Dice el dicho popular que “del cerdo se aprovechan hasta los andares” pues eso los butifarrones y la sobrasada “torrada” (asada) son dos de las tres estrellas gastronómicas, capitulo especial merece la espinagada de anguila (en especial en Sa Pobla).