El monasterio o convento de Santa Clara se creo con el visto bueno del Papa Alejando IV, que dio su aprobado para abrir una nueva iglesia en Mallorca, ante la petición de una monja Clarisa el rey Jaime I cedió y envió un nutrido gurpo de monjas para establecer lo que seria la iglesia de Santa Clara.